Shares

¿Qué es  el Climaterio y cómo diferenciarlo de la Menopausia?

La menopausia se define como el momento en el que tiene lugar la última menstruación de una mujer. No se confirmará hasta pasados 12 meses ininterrumpidos de amenorrea (falta de regla) desde la última menstruación. La edad promedio de la menopausia es a los 50 años (Según datos de la Organización Mundial de la Salud).

Se llama “menopausia precoz” si ocurre antes de los 40 años o “menopausia tardía” si todavía hay menstruación después de los 55 años. No se deben confundir estos dos términos, ya que la menopausia es una fecha y el climaterio es un periodo de la vida.

El Climaterio es un proceso natural en la vida de la mujer que comienza con el inicio del envejecimiento ovárico y culmina en la senectud. Es un periodo con una duración de entre 10-15 años en el que se van a producir profundos cambios en el organismo y uno de los más importantes es la pérdida de la capacidad reproductiva.

La menopausia divide el climaterio en:

  • Premenopausia: se considera a los años previos a la menopausia (3-5 años) en los que ya hay síntomas de envejecimiento ovárico.
  • Perimenopausia: es el periodo de 1-2 años anterior y posterior a la menopausia en el que se puede observar una exacerbación de los síntomas propios del climaterio.
  • Postmenopausia: engloba los años posteriores a la menopausia (7-10 años) y hasta que comience la senectud.

menop1

¿Cuál es la fisiología del climaterio?

En la premenopausia se puede apreciar que existe una disminución del número de folículos del ovario y que su capacidad de respuesta a las gonadotropinas hipofisarias es menor, por lo que habrá mayores niveles de las mismas (sobre todo de FSH) y menos estrógenos circulantes (sobre todo estradiol E2). Por otro lado, la secreción de inhibina, péptido producido en los folículos y que inhibe la FSH, se encuentra disminuida, hecho que explica también los altos niveles de FSH. Los altos niveles de FSH provocan que se acorte la duración de la fase folicular del ciclo y que la ovulación se produzca de manera más precoz, con lo que comienzan las primeras alteraciones en los ciclos menstruales de la mujer, de manera que lo más frecuente es que aparezca una polimenorrea (acortamiento del ciclo): se comienza a alternar ciclos ovulatorios y ciclos no ovulatorios, ambos irregulares.

De igual manera, se puede producir una oligomenorrea (ciclos largos) porque se alargue la fase folicular al quedar pocos folículos. O la irregular producción de estrógenos puede hacer que el endometrio prolifere y, aunque no se produzca la ovulación, aparezcan metrorragias después de un largo ciclo por descamación del endometrio al caer estos niveles de estrógenos.

Llega un momento en que los niveles de estrógenos son tan bajos que no producen cambios en el endometrio con lo que tiene lugar la amenorrea (ausencia de menstruación). En la postmenopausia las gonadotropinas aumentan todavía más y se mantienen así unos 5 años, momento en el que descienden lentamente hasta desaparecer alrededor de los 75-80 años.

Los estrógenos alcanzan niveles muy bajos, siendo la estrona (E1) el estrógeno principal de este periodo; la estrona proviene en su mayoría de la conversión de androstendiona producida en las glándulas suprarrenales, de forma que en la mujer posmenopaúsica hay unos niveles mínimos de estrógenos. La síntesis de progesterona también disminuye. Por otro lado, hay un aumento de secreción de testosterona por el ovario de manera que no es raro encontrar signos de virilización en la mujer potsmenopáusica.

menop2

¿A qué edad sucede la menopausia?

La menopausia se presenta generalmente entre los 45 y 55 años de edad. En México se calcula que en promedio se presenta entre los 48 y 50 años de edad. Si los síntomas se presentan antes de los 40 años de edad, se considera que se trata de una falla ovárica prematura y se deben buscar otras causas.

Se requiere que pasen 12 meses sin que se presente un periodo menstrual para considerar que se ha establecido la menopausia de manera definitiva. Varios años antes, las mujeres suelen tener alteraciones menstruales y otros síntomas sin que se cumpla el criterio formal de los 12 meses sin menstruación. A este periodo se le llama perimenopausia y en algunos casos empieza desde los 35 o 40 años de edad.

menop3

¿Cuáles son los cambios fisiológicos durante la menopausia?

En la menopausia se produce un agotamiento folicular en el ovario y, como consecuencia, el suceso clave: la caída de estrógenos. Este descenso estrogénico va a condicionar la mayoría de cambios que se van a producir durante el climaterio.

Cambios Genitourinarios

  • Ovario: se atrofia y disminuye de tamaño. Cesa la producción de estrógenos y aumenta la secreción de andrógenos.
  • Útero: disminuye de tamaño y el miometrio se adelgaza. El endometrio pasa a tener menos glándulas, aunque sigue reaccionando a los estrógenos. El cérvix se atrofia y se retrae; disminuye el moco cervical.
  • Vagina: su epitelio se atrofia y desaparecen los pliegues que le dan elasticidad. El canal vaginal se vuelve más estrecho y corto, el introito se estenosa (se hace pequeño). Desaparecen los bacilos de Döderlein y el pH aumenta. Disminuye la lubricación con lo que aparece sequedad vaginal y por consiguiente, dolor al momento de tener relaciones (dispareunia)
  • Vulva: aparece atrofia y adelgazamiento de la piel de la vulva. Disminuye el grosor de los labios y su elasticidad. Aparecen defectos de cierre del introito vaginal. Se pierde el vello púbico.
  • Vejiga y uretra: se aprecia atrofia de todo el epitelio vesical. El meato uretral se atrofia y queda expuesto al exterior a consecuencia de la atrofia de los labios.
  • Suelo pélvico: la disminución en los niveles de estrógenos también afecta al tejido conjuntivo produciendo una disminución en el soporte pélvico.
  • Mamas: se produce atrofia del tejido glandular por lo que disminuyen de tamaño y se aplanan los pezones.

Cambios en la piel

Existe una correlación entre los niveles de estrógenos y el grosor de la piel y su contenido de colágeno. Por ello es frecuente que aparezca atrofia de la piel y disminución de la elasticidad (se vuelve fina y reseca).

Cambios cardiovasculares

Los estrógenos producen aumento de los niveles de HDL y disminución del LDL por lo que la deprivación estrogénica aumenta el riesgo en la mujer de presentar enfermedad coronaria (desaparecen sus efectos protectores).

Además, el endotelio vascular tiene receptores para los estrógenos que van a producir vasodilatación arterial, especialmente de las coronarias. Durante la postmenopausia el perfil lipídico se invierte, se observa un aumento del LDL y del colesterol total y una disminución del HDL por lo que se favorece la formación de placas de ateroma y la ateroesclerosis. La enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad en mujeres postmenopaúsicas, siendo muy rara en mujeres premenopaúsicas. La primera manifestación en la mujer suele ser la angina de pecho. Otros factores de riesgo conocidos para la enfermedad cardiovascular, aparte de la hipercolesterolemia, son el tabaco, la obesidad (sobre todo troncular), la alimentación, la hipertensión y la diabetes.

Las medidas preventivas para la enfermedad cardiovascular irán encaminadas a:

  • Mantener una alimentación equilibrada.
  • Realizar ejercicio físico.
  • Evitar el alcohol y el tabaco.

Cambios osteoarticulares

Durante el climaterio se produce una pérdida de masa ósea y un deterioro de la microarquitectura del hueso. La masa ósea se renueva de forma constante mediante los osteoblastos y se reabsorbe con los osteoclastos.

La osteoporosis se caracteriza por una disminución de la masa ósea debida a que la tasa de resorción del hueso (actividad osteoclástica) es mayor que la de síntesis (actividad osteoblástica). La masa ósea comienza a disminuir a partir de los 40 años y esta pérdida se acelera alrededor de la menopausia.

La osteoporosis va a tener como principal consecuencia la producción de fracturas ante traumatismos mínimos, los aplastamientos vertebrales y la fractura de cuello de fémur. La osteoporosis, en ocasiones, produce dolor articular por lo que no es raro que la mujer postmenopáusica refiera dolor difuso en rodillas y columna lumbar. El aplastamiento vertebral producirá dolor de espalda, deformidad de la columna y disminución de la talla.

Los factores de riesgo para la osteoporosis son: factores genéticos, factores raciales, la edad, los bajos niveles de estrógenos, la falta de calcio, el sedentarismo, un bajo índice de masa corporal, la alimentación, la escasa exposición a la luz solar, el tabaco, el alcohol y la cafeína, algunas enfermedades (hiperparatiroidismo, mielomas, leucemias, artritis reumatoide, resección gástrica) y la toma de fármacos (glucocorticoides, anticonvulsivos y heparina). La pérdida de masa ósea y la aparición de fracturas se previenen con terapia hormonal sustitutiva en mujeres con riesgo.

Otras medidas preventivas no farmacológicas son:

  • Alimentación adecuada.
  • El calcio de la dieta o suplementado.
  • La exposición a la luz solar.
  • Evitar los tóxicos que interfieren con la absorción de calcio como alcohol, tabaco y cafeína.

Cambios psíquicos

Se ha demostrado que existen receptores estrogénicos en el sistema límbico y en el hipocampo. Además, los factores sociales, culturales y la vivencia que cada mujer tenga del climaterio van a influir en la sintomatología psíquica de esta etapa de la vida. Lo más frecuentes son los trastornos del sueño, muchas mujeres refieren insomnio. También se ha observado mayor nivel de ansiedad, disminución en la capacidad de concentración, pérdida de memoria, irritabilidad y cambios de humor. Es frecuente la tendencia a la tristeza e incluso la depresión leve.

¿Qué es el Síndrome Climatérico?

El síndrome climatérico se podría definir como el conjunto de signos y síntomas que acompañan a la fisiopatología del climaterio (en sus distintas etapas: premenopausia, perimenopausia y postmenopausia).

Síntomas vasomotores

Los síntomas vasomotores aparecen precozmente y están relacionados con la disminución de los niveles de estrógenos:

  • Sofocos: constituyen el síntoma más frecuente. Consiste en una oleada de calor en cara, cuello y pecho acompa- ñada de vasodilatación cutánea de la zona y sudoración. Su duración y frecuencia son variables siendo más habituales en momentos de estrés y durante la noche (hecho que agrava el insomnio). Terminan desapareciendo conforme pasan los años (3-5 años). En algunas mujeres pueden tener gran repercusión en su vida social y laboral. Aunque se desconoce la causa de los sofocos se piensa que su origen es hipotalámico y que están relacionados con los bajos niveles de estrógenos y los picos de LH.
  • Palpitaciones: no tienen importancia clínica.
  • Dolores de cabeza.
  • Vértigo: puede ser por la artrosis de las vértebras cervicales.
  • Parestesias: en miembros superiores e inferiores, más frecuentes por la noche.

Alteraciones psíquicas

Como se ha expuesto anteriormente, una parte de estas alteraciones depende de factores socioculturales y de la personalidad de la mujer. Entre ellas, las más frecuentes son:

  • Irritabilidad y cambios de humor.
  • Tendencia a estados de ánimo depresivos.
  • Disminución del apetito sexual.
  • Disminución de la capacidad de concentración y pérdida de memoria.

Aumento de peso

Durante este periodo puede haber una cierta tendencia a la ganancia de peso, pero también se debe al estilo de vida de cada mujer en concreto. Existe tendencia a la obesidad troncular, que es un tipo de obesidad íntimamente relacionada con la enfermedad cardiovascular.

Atrofia genitourinaria

Como se ha expuesto en el apartado anterior, los órganos diana de estrógenos se verán afectados por una atrofia. Esta atrofia se va a traducir en:

  • Sequedad vaginal y vulvar que puede llegar a provocar un cuadro de vaginitis y vulvitis (con prurito y dolor), dispareunia y disminución del deseo sexual.
  • Mayor riesgo de infecciones vaginales por la disminución de los bacilos de Döderlein y los cambios en el pH vaginal.
  • La atrofia del epitelio vesical va a predisponer a cistitis infecciosas o no infecciosas y a incontinencias urinarias.
  • Mayor incidencia de prolapsos por relajación del suelo pélvico.

Modificaciones en la piel

Pueden aparecer signos de virilización por los cambios en la proporción de andrógenos y estrógenos (no es raro el hirsutismo). La piel se vuelve más delgada y menos elástica, y se pierde el vello púbico.

Artralgias y osteoporosis

La osteoporosis es un efecto que se observa a largo plazo. Además, a consecuencia de ello, pueden aparecer dolores articulares en rodillas, región lumbar y cervical, deformidad de la columna y disminución de la talla por aplastamientos vertebrales, y riesgo de fracturas patológicas. Aunque el riesgo de padecer osteoporosis aumenta en la menopausia y en el climaterio, existen otros riesgos adicionales:

menop4

Enfermedad cardiovascular

La aparición de enfermedad cardiovascular es también un efecto a largo plazo. Como se ha expuesto anteriormente, el hipoestrogenismo favorece la enfermedad coronaria Existe más riesgo de ateromatosis por los mayores niveles de LDL y disminución de HDL.

¿Cómo se diagnostica la menopausia?

En muchas ocasiones el diagnóstico se hace de manera retrospectiva, cuando se ha cumplido ya un año sin menstruar. La presencia de los síntomas es suficiente para considerar que una mujer se encuentra en la perimenopausia o menopausia y pocas veces se requiere de estudios adicionales para corroborar el diagnóstico. El perfil hormonal puede ser de utilidad en algunos casos:

menop5

Aunque no es necesario tener un perfil hormonal para diagnosticar la menopausia, si pueden ser necesarios otros estudios para determinar si hay otras alteraciones asociadas a la menopausia, como osteoporosis o elevaciones de los niveles de colesterol.

Tu médico te hará un examen pélvico. La disminución del estrógeno puede ocasionar cambios en el revestimiento de la vagina.

La pérdida ósea se incrementa durante los primeros años después del último período. Tu médico puede ordenar un examen de densidad ósea para detectar pérdida ósea relacionada con osteoporosis.

¿Cuál es el tratamiento de la menopausia?

Ya que se trata de un proceso normal y no de una enfermedad, no se recomienda que todas las mujeres reciban tratamiento forzosoamente. La mayoría puede tolerar los síntomas sin problemas y éstos desaparecen con el tiempo. Es importante recordar que no todas las mujeres tendrán síntomas, de hecho, muy pocas los tienen. Pero cuando estos síntomas se presentan, pueden ser muy molestos y afectan la calidad de vida de la paciente. Afortunadamente, siempre existe solución a dichos problemas con tratamientos específicos para cada paciente.

El tratamiento para la menopausia depende de muchos factores, entre ellos, la gravedad de los síntomas, tu salud general y tu preferencia. Éste puede incluir cambios en el estilo de vida o terapia hormonal.

Sofocos (bochornos)

Algunas mujeres dicen que ingerir alimentos o bebidas calientes o picantes, beber alcohol o cafeína, el estrés o estar en lugares cálidos puede provocarles sofocos. Trata de evitar los desencadenantes que te provocan sofocos. Vístete con varias prendas y ten un ventilador en tu casa y en el trabajo. Si los sofocos o la sudoración nocturna te producen molestias, pregúntale a tu médico sobre la terapia hormonal sustitutiva, o sobre el tratamiento más adecuado para ti.

Sequedad Vaginal (atrofia hipoestrogénica)

Un lubricante vaginal de venta libre a base de agua puede ser útil si sientes dolor durante las relaciones sexuales. Un humectante vaginal (también de venta libre) puede proporcionar lubricación y ayudar a mantener la humedad necesaria en el tejido vaginal. Para la sequedad vaginal extrema, quizás necesites tratamiento con estrógenos de administración vaginal. Si la sequedad vaginal es la única razón para considerar la terapia hormonal, un producto con estrógeno para la vagina es la mejor elección. Los productos vaginales con estrógeno (cremas, comprimidos, anillos) tratan solamente la vagina y no se absorben por lo que no son una opción de tratamiento para síntomas generales.

Insomnio

Una de las mejores maneras de dormir bien es hacer actividad física. Pero no hagas ejercicio cerca de la hora de acostarte. Evita también las comidas abundantes, fumar y trabajar inmediatamente antes de acostarte. Debes evitar la cafeína y el alcohol después del mediodía. Beber algo caliente antes de acostarte, como un té de hierbas (sin cafeína) o leche caliente puede ayudarte a conciliar el sueño. Mantén el dormitorio oscuro, tranquilo y fresco y úsalo solamente para dormir. Evita dormir la siesta durante el día y trata de acostarte y levantarte todos los días a la misma hora. Si te despiertas durante la noche y no puedes volver a dormir, levántate y lee hasta que sientas sueño. No te quedes recostada. Si los sofocos son el motivo de los problemas para dormir, tratar los sofocos generalmente mejora el sueño.

Cambios en el estado de ánimo

Algunas mujeres informan cambios en el estado de ánimo o tristeza durante la transición a la menopausia. Las mujeres con cambios en el estado de ánimo (síndrome premenstrual) antes de los períodos menstruales o depresión posparto después de tener un bebé posiblemente experimenten más cambios en el estado de ánimo al acercarse a la menopausia. Se trata de mujeres sensibles a los cambios hormonales. Con frecuencia, los cambios en el estado de ánimo desaparecen con el tiempo. Si una mujer usa terapia hormonal sustitutiva para tratar los sofocos u otro síntoma de la menopausia, a veces los cambios en el estado de ánimo también mejoran. Además, dormir lo suficiente y mantenerse físicamente activa la ayudarán a sentirse mejor. Los cambios en el estado de ánimo no son lo mismo que la depresión.

menop6

Problemas para concentrarse o mala memoria

Algunas mujeres tienen estos síntomas en la madurez. Pero los estudios sugieren que la menopausia natural afecta poco la memoria y otras funciones “cerebrales”. Por otro lado, algunos estudios recientes sugieren que las mujeres no deben usar la terapia hormonal sustitutiva para protegerse de la pérdida de memoria ni de enfermedades cerebrales, incluidas la demencia y la enfermedad de Alzheimer. Dormir lo suficiente y mantenerse físicamente activa pueden ayudar a mejorar los síntomas. Pero si los problemas de memoria son realmente graves, habla con tu médico de inmediato.

Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) o Terapia de Remplazo Hormonal

La terapia hormonal sustitutiva (THS) recupera los estrógenos que normalmente se producían en los ovarios, de forma que se consiguen niveles similares a los previos a la menopausia.

Existe basicamente 2 tipos de terapia hormonal sustitutiva: 1) la combinada (estrógeno y progestinas) y 2) la de una sola hormona (usualmente estrógeno)

La THS está indicada en los siguientes cuadros:

  • Síntomas vasomotores y neurovegetativos: la THS resulta muy efectiva para disminuir la gravedad y la frecuencia de sofocos, palpitaciones, sudoración, insomnio, irritabilidad y tendencia depresiva, de forma que aumenta la calidad de vida de las mujeres afectadas por esta sintomatología.
  • Atrofia genitourinaria: la THS está indicada para mejorar los cambios atróficos genitourinarios y los síntomas derivados de ellos: falta de lubricación vaginal, dispareunia, vulvovaginitis, cistopatías e incontinencia urinaria. El tratamiento de los síntomas vasomotores y de los derivados de la atrofia genital con la terapia hormonal sustitutiva es eficaz y seguro, ya que está limitado en el tiempo por lo que no va a aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama.
  • Prevención y tratamiento de la osteoporosis en mujeres de alto riesgo: la THS previene la pérdida de masa ósea y reduce el riesgo de fractura si se inicia precozmente y se mantiene indefinidamente, ya que al suspender la terapia se pierde con rapidez la masa ósea. Los gestágenos asociados a los estrógenos refuerzan la acción sobre la masa ósea. Hay que valorar la masa ósea y el riesgo de desarrollar osteoporosis.
  • Menopausia precoz o quirúrgica: las mujeres con menopausia precoz tienen más riesgo de enfermedad coronaria y de osteoporosis, por lo que está indicada la THS hasta la edad normal de la menopausia, momento en que se reevaluará si se debe continuar con el tratamiento o suspenderlo.

Además de estar indicado en todo lo descrito, la THS posee otros efectos beneficiosos para la mujer, como son:

  • Prevención del cáncer de colon.
  • Posible efecto beneficioso sobre la enfermedad de Alzheimer.
  • Posible efecto beneficioso en la enfermedad coronaria: cuando se administran solamente estrógenos, la THS mejora el perfil lipídico, pero al combinarlos con gestá- genos no está clara la acción sobre el sistema cardiovascular.

Los riesgos de la terapia hormonal deben exponerse a la paciente y confrontarlos con los beneficios que va a obtener:

  • Cáncer de endometrio: el cáncer de endometrio está asociado a la THS cuando se usan sólo estrógenos. Por tanto, en mujeres no histerectomizadas se deben usar gestágenos junto con estrógenos, ya que los primeros transforman el epitelio de proliferativo en secretor. Se ha visto que de esta manera el riesgo de cáncer de endometrio disminuye y se coloca por debajo de la población general.
  • Cáncer de mama: es un tema controvertido, diversos autores están de acuerdo en que la THS aumenta el riesgo de cáncer de mama cuando se prolonga durante largo tiempo (7-10 años).
  • Enfermedad tromboembólica: en mujeres con antecedentes de trombosis o tromboembolismo.

¿Hay tratamientos no hormonales para la menopausia?

Algunas mujeres prueban con productos a base de hierbas o con otros productos vegetales para ayudar a aliviar los sofocos. Algunos de los más comunes son:

  • La soya. La soya contiene fitoestrógenos (sustancias vegetales similares a los estrógenos). Pero no hay pruebas de que la soya u otras fuentes de fitoestrógenos realmente mejoren los sofocos. Y se desconocen los riesgos de consumir soya, principalmente en forma de píldoras o en polvo. Las mejores fuentes de soya son los alimentos como el tofu, el tempeh, la leche de soya y la nuez de soya.
  • Otras fuentes de fitoestrógenos. Por ejemplo, las hierbas, como cimicifuga racemosa, ñame silvestre, dong quai y raíz de valeriana. Una vez más, no existen pruebas de que estas hierbas (o píldoras o cremas que contengan estas hierbas) alivien los sofocos.

menop7

Los productos que provienen de las plantas pueden parecer seguros, pero no existen pruebas de que realmente lo sean. Tampoco hay pruebas de que sean útiles para aliviar los síntomas de la menopausia. Asegúrese de analizar estos tipos de productos con su médico antes de usarlos. También debe informarle a su médico sobre otros medicamentos que tome, porque algunos productos vegetales pueden ser perjudiciales cuando se combinan con otros fármacos.

¿Cómo mantenerse saludable después de la menopausia?

Mantenerse saludable después de la menopausia podría significar hacer algunos cambios en tus hábitos.

  • No fumes. Si usas cualquier tipo de tabaco, nunca es tarde para dejar de fumar.
  • Mantén una dieta saludable, baja en grasa, alta en fibra, con suficiente frutas, vegetales y alimentos integrales, así como todas las vitaminas y minerales importantes.
  • Asegúrate que obtienes suficiente calcio y vitamina D en tu dieta o con suplementos vitamínicos/minerales.
  • Aprende cuál es tu peso ideal, y trata de mantener ese peso.
  • Realiza ejercicios de resistencia al propio peso, como caminar, trotar o bailar, por lo menos tres veces cada semana para tener huesos saludables. Pero trata de estar físicamente activa de otras formas para tu buena salud general.

Otras cosas que debes recordar:

  • Tome medicinas si tu doctor te las receta, especialmente medicinas para problemas de salud que no puedes ver o sentir (por ejemplo, presión arterial alta, colesterol alto u osteoporosis).
  • Usa un lubricante vaginal a base de agua (no vaselina) o una crema o pastilla vaginal de estrógeno para ayudarte con las molestias vaginales.
  • Hazte exámenes pélvicos o de los senos, el examen de Papanicolau o prueba de Pap y mamografías regularmente. También debes hacerte exámenes para detectar el cáncer en el colon y en el recto, y el cáncer en la piel. Contacta a tu doctor inmediatamente si encuentras un abultamiento en tus senos o un lunar que haya cambiado.

menop8

La menopausia no es una enfermedad que tenga que ser tratada. Pero tal vez necesites ayuda para tratar algunos síntomas. Si éste es tu caso, o conoces a alguien que pase por esta situación, te invitamos a que compartas la información dando click en los botones que aparecen del lado izquierdo de la pantalla.

Shares
Sobre MujerBien.com

MujerBien.com es un portal informativo creado por el Dr. Heriberto Lizaola Díaz de León para mantener informada a la comunidad acerca de las enfermedades, los tratamientos y la prevención de naturaleza ginecológica, obstétrica y de urología femenina.

En ningún caso ha de considerarse a MujerBien.com como una fuente final de información y la consulta del sitio en ningún caso suple una revisión formal por un médico especialista; por esta situación, tanto el portan como el Dr. Lizaola no se hacen responsables del uso que se le dé a la información aquí publicada.

Aviso de Privacidad

MujerBien.com y el Dr. Heriberto Lizaola Díaz de León, con domicilio en Antonio Aguilar 155, Consultorio 720, Col. Burócratas del Estado, San Luis Potosí, México, pueden utilizar sus datos personales aquí recabados para ofertarle y garantizar un servicio adecuado.

Para mayor información acerca del tratamiento y de los derechos que puede hacer valer, usted puede acceder al aviso de privacidad completo haciendo click aquí.

Contáctenos

(444) 2 100 100

info@mujerbien.com

Torre de Especialidades
Hospital Ángeles Centro Médico del Potosí
Séptimo Piso, Consultorio 720
Antonio Aguilar 155
Colonia Burócratas del Estado
CP 78200
San Luis Potosí, SLP, México

¡Síguenos en nuestras redes sociales!